Tecnologia deportiva

La tecnología esta presente en todos los ámbitos de nuestras vidas y el deporte no es la excepción. Cada vez mas la tecnología ha entrado en este sector y en los últimos años con mucha mas fuerza.

Es por esto que ahora el deporte ha llegado a otro nivel, en el cual para ser un deportista competente tienes que llegar al limite y tener el máximo rendimiento. La prueba de esto la vimos en los Juegos Olímpicos del año pasado en Beijing donde se rompieron marcas mundiales en casi todas las disciplinas y se veía venir. Con el alboroto de los JJOO pudimos saber como los competidores se entrenaban y como la tecnología deportiva los ayudaba a sacar su máximo rendimiento.

El súper mejorado traje Speedo (nº8) usado en las competencias de natación es el resultado de muchas investigaciones en el área de la cinemática y estructura de materiales. La mayor inversión en investigación deportiva se produce en los centros olímpicos de alto rendimiento en los cuales los deportes que requieren gran fuerza y coordinación como la halterofilia y la gimnasia respectivamente tienen una gran variedad de Herramientas para formar deportistas de elite.

Si bien creo que la tecnología es importante para obtener un gran rendimiento deportivo y que gracias a ella disfrutamos de un deporte exigente al extremo, no es posible remplazar las técnicas tradicionales, el espíritu deportivo y de autosuperación que se requiere para llegar a ser de los mejores y el cual no lo puede aportar la tecnologia . Ya lo han demostrado grandes deportistas en el pasado y lo seguirán demostrando los deportistas del futuro.

Tecnología deportiva para batir récords

Ropa inteligente capaz de tomar decisiones sobre la temperatura corporal del atleta, bañadores que eliminan gran parte de la fricción, pistas de atletismo con una mayor absorción de impactos… Son sólo algunas de las muchas innovaciones que la tecnología ha hecho en el mundo del deporte.

Es ineludible que sin unas cualidades deportivas excelentes y una preparación física óptima es imposible hacer buenas marcas. El éxito es, sin lugar a dudas, producto del don y del esfuerzo pero, ¿estamos ahora en la misma situación que los primeros atletas de la Antigua Grecia? Sin lugar a dudas, no. La tecnología, como en otra de las muchas áreas de la vida cotidiana, se ha puesto al servicio del deporte. Sin embargo, ¿Qué le aporta a los grandes deportistas? ¿Necesita Ronaldo las mismas botas que Messi? ¿Qué nos prometen los materiales inteligentes? Como explica David Rosa Mañez, director del ámbito del deporte del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), la tecnología se ha ido introduciendo en la «piel» de los deportistas paulatinamente hasta tal punto que ahora, tres o cuatro décadas después de sus primeros pasos, se ha convertido en todo un ente adulto cuyo empleo es regulado por las distintas federaciones deportivas. «Hace 35 o 40 años la investigación se centraba en el equipamiento deportivo, pero no se podía evaluar su incidencia real en el deporte. Ahora, con el desarrollo de la electrónica y la informática el aporte tecnológico  se puede medir y la influencia del producto es tan alta que puede hacer variar las marcas sustancialmente». Así, por poner algunos ejemplos, la Federación Internacional de Ciclismo (UCY en sus siglas en inglés) ha fijado el peso mínimo de las bicicletas, o la Federación Internacional de Fútbol (FIFA en inglés) regula las características del césped artificial que se emplea en los campos de fútbol.
Si bien Michael Phelps no era el único que portaba el bañador Speedo en los pasados Juegos Olímpicos de Pekín, si es cierto que algo le debe a su tecnología. Estos trajes de baño profesionales, modelo LRZ están inspirados en la piel de los tiburones y la incorporación de nuevos materiales de la NASA puede restar hasta un 25 por ciento del total de la fuerza y ayuda a que los nadadores se muevan con mayor rapidez. El deporte rey, por su parte, no se ha quedado atrás en todo esto. «En deportes de alto rendimiento se tiende a personalizar. Antes el deportista se tenía que adecuar al producto y ahora es el artículo el que se desarrolla de forma específica para el profesional», asegura Rosa Mañez. Y en lo que a cuestión de botas se refiere una de las apuestas más destacadas la ofrece Adidas. Sus Predator X fueron la sensación del Mundial. Creadas con la colaboración del ex-deportista Zidane aglutinan tres de las innovaciones más empleadas hoy en día por todos los fabricantes a nivel internacional. La tecnología Powerside minimiza la pérdida de energía en los tiros y aumenta la potencia de disparo en un siete por ciento. A ella se suma la conocida como Opti-fit, que asegura el ajuste y permite un mayor control de movimientos. Y finalmente, para redondear la apuesta, la compañía ha incorporado la Traixon FG, un diseño de tacos que consolida el agarre en el terreno de juego. Otra de las grandes galardonadas esta siendo también la ReeZig de Reebok. Esta bota, diseñada para mejorar el rendimiento de los tenistas, también se ha inspirado en la tecnología de la NASA. Sus creadores, liderados por Bill McInnis, ex ingeniero de la NASA, la dotaron de una particular innovación: la tecnología Zig-Tech, una suela en zig zag que transmite la energía de forma horizontal y garantiza que la recepción de la fuerza se produzca en la parte delantera del pie. De apariencia un tanto singular, puede reducir el desgaste muscular y las lesiones en un 20 por ciento y es, para sus autores, la perfecta  «bebida energética para los pies».
En lo que a camisetas y ropa deportiva se refiere el listón también está bastante alto. La empresa neozelandesa Canterbury of New Zealand, ha lanzado una completa gama de prendas de alto rendimiento diseñadas para aumentar la competitividad de los deportistas. Sus tejidos incorporan tecnología de última generación que es capaz de ionizar el cuerpo para facilitar el suministro de oxígeno a los músculos. La alternativa, presentada bajo el nombre de IonX, aumenta el rendimiento una media del 2,7 por ciento y acelera la posterior recuperación muscular una vez finalizado el ejercicio.
Asimismo, el impacto del deportista sobre las pistas o campos de competición es una cuestión muy estudiada. En ellas, como el resto de las tecnologías aquí explicadas, «se trata de combinar la seguridad y rendimiento del deportista». Se busca, entre otros, que el pavimento absorba impactos, que provoque poca presión en el pie y que proporcione un mayor retorno de energía. La compañía Mondo fue célebre en los Olímpicos de Pekín con su pista Mondotrack FTX y será la elegida para cubrir los de Londres en 2012. Aparte de la indumentaria y el pavimento, otro de los focos de investigación se centra en materiales deportivos como raquetas, balones o bicicletas. Las raquetas deben combinar resistencia y estabilidad, a la vez que ofrecer confortabilidad a su portador. Un referente a nivel internacional, que ha sido empleado por reconocidos tenistas, son las de la marca estadounidense Wilson. Y en el campo, nunca mejor dicho, de los balones Adidas vuelve a ser uno de las compañías líder del sector. Sus cueros presentados para la Champions y Europa League integran la tecnología Grip,n,Groove, que garantiza un vuelo ideal e independiente a las condiciones meteorológicas del momento. En cuanto a la construcción de bicicletas Rosa Mañez indica que «la última tendencia está orientada a medir la fuerza que está haciendo el deportista sobre la propia bicicleta». En este sentido el experto destaca la instrumentalización de los ejes de los pedales, que consiste en considerar la potencia que ejerce el ciclista en cada uno de los pedales. «El cuerpo humano no es simétrico y con esta tecnología podemos adaptar la bicicleta al ciclista», puntualiza el director del ámbito deporte del IBV.
Asimismo, la gran promesa la ofrecen los materiales inteligentes. «La inclinación es a introducir materiales cada vez más ligeros y más resistentes. En la actualidad, se están empleando fibras de carbono y  nanomateriales. Sin embargo, la mayor apuesta es la introducción de sistemas electrónicos. Estos sistemas permiten modificar las propiedades de los materiales a posteriori, cuando ya están siendo empleados, ya que se adaptan a las circunstancias del entorno y las necesidades del deportista», explica Mañez. Esto se traduciría, en que en el caso por ejemplo del ciclismo, un maillot podría evacuar calor cuando un ciclista está ascendiendo un puerto y cerrar la pérdida de calor en el descenso. En cuanto a la Fórmula 1, las grandes empresas se reservan mucho sus innovaciones, pero se barajan diversos factores a la hora de construir un vehículo. La carga aerodinámica total, los materiales empleados y los sistemas de protección del piloto son sólo algunas generalidades. Para hacerse una idea es tanta la importancia de la ingeniería en este campo que se suelen emplear sistemas de telemetría. Mediante los mismos y durante la carrera, el vehículo está mandando información a los ingenieros en tiempo real.

Anuncios