El Bíceps Femoral

Publicado: 22 septiembre, 2018 en Educacion fisica

https://www.hombremoderno.es/fitness/el-biceps-femoral-b05-1303_1-1306/

Resultado de imagen para El Bíceps FemoralCada persona hace lo mejor que puede con el entendimiento y conocimiento que posee. A más entendimiento y conocimiento, más experto te vuelves en lo que haces.

Si visualizas el biceps femoral, si sabes dónde se encuentra y cuáles son sus funciones principales, entenderás mejor los ejercicios y podrás corregir algunos de los múltiples fallos que se producen en un gimnasio.

Son muchos los deportistas que consiguen tener unos potentes cuádriceps pero pocos los que consiguen fuertes isquiotibiales. El bíceps femoral es un músculo que se encuentra en la parte posterior de la pierna, debajo de los glúteos hasta la rodilla. Seguramente habrás oído hablar de los isquiotibiliales, pues el bíceps femoral, junto al semimembranoso  y semitendinoso, forman este grupo muscular.

Con la rodilla flexionada, si palpas la parte de atrás y de afuera de la rodilla notarás una pequeña cuerdecilla. Pues bien, ese es el tendón del bíceps femoral que se prolonga hasta unirse a la cabeza del peroné. Su función principal es flexionar la rodilla, pero también interviene en su rotación externa y extensión de la cadera.

Aquí te proponemos algunos ejercicios para que no olvides trabajar este músculo tan importante para las extremidades inferiores.

En el gimnasio:

  1. Curl de piernas acostado. Túmbate sobre la máquina y dobla las rodillas manteniendo siempre la tensión en los isquiotibiales.
  2. Peso muerto rumano. De pie, con las rodillas semiflexionadas, flexiona la espalda hasta coger la barra y vuelve a la posición inicial.
  3. Curl femoral pie. Con las rodillas ligeramente flexionadas, levanta las rodillas. Si quieres ser más específico y trabajar fundamentalmente el bíceps femoral, lleva el pie hacia afuera antes de levantar las cargas.

En casa:

  1. Puente. Tumbado boca arriba, con las manos a lo largo del cuerpo y las rodillas flexionadas con las plantas apoyadas en el suelo, levanta la pelvis.
  2. Zancadas inversas. Con las piernas a la altura de los hombros, lleva una pierna hacia atrás, agáchate flexionando las rodillas y vuelve a la posición inicial.

No te preocupes demasiado del peso y sí de una ejecución correcta. Cuando te excedes en la carga activas otros músculos y compensas con diferentes partes del cuerpo, originando un ejercicio menos eficiente y preciso.

El tiempo o ritmo del ejercicio así como el número de repeticiones es importante. Si quieres activar las fibras musculares más explosivas elige un peso elevado pero que puedas soportar de 8 a 10 repeticiones sin compensar.

Recuerda que debes levantar el peso con rapidez (1 segundo) y volver a la posición inicial de forma más lenta (3 segundos). Esto conlleva que reclutes más fibras musculares aumentando tu desarrollo muscular.

Déjame tu comentario y gracias.!!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s