RESULTADOS DEL TRATAMIENTO CONSERVADOR Y QUIRURGICO EN LAS FRACTURAS POR STRESS O FATIGA Y LESIONES MAS FRECUENTES EN EL VOLEIBOL

Publicado: 15 septiembre, 2018 en Educacion fisica

http://www.efdeportes.com/efd15/volei.htm

La fractura por stress se define como una fractura parcial o completa sin haber tenido un evento violento desencadenante.

No son comunes en voleibol y en los 10 años anteriores se han presentado 6 casos en los voleibolistas cubanos.

La detección depende de la habilidad del examinador y se inicia con cuadro de dolor que se vuelven crónicos. Dolor durante la actividad física inicialmente que se presenta en forma continua posteriormente. De por sí la sintomatología de la periostitis puede generar esta lesión. La detección por rayos X es la forma más común de confirmar el diagnóstico. Se puede usar escanografía, gamagrafía osea o termografía como métodos complementarios más específicos.

Aunque no hay un factor etiológico definido se plantean sobreuso, sobrentrenamiento, asimetría esquelética, discrepancia en la longitud de los miembros inferiores, etc.

Lo mas involucrado son la fíbula, metatarso y tibia. Siendo las mujeres más susceptibles a desarrollar esta dolencia.

El tratamiento convencional es reposo, aunque en Cuba se ha desarrollado una técnica quirúrgica que consiste en invertir la capa de periostio del hueso afectado y proceder a perforarlo para mejorar la circulación. Con esta técnica se ha logrado disminuir el tiempo de recuperación y evitar la reincidencia.

De 6 atletas que se les ha detectado esta patología, 4 ha quedado con buen desempeño y 2 han tenido lentitud en su recuperación final. Todos atletas de alto rendimiento.

Lo que si es evidente es que el manejo con hielo en forma continua por el atleta, todos los días en la mañana y al acabar el día, nos ha disminuido la periostitis y por consiguiente disminuye un factor de riesgo para las fracturas por estrés.

Aunque el voleibol es un deporte de conjunto y no hay contacto físico con el contrario, hay que tener en cuenta que se utiliza tanto la porción superior del cuerpo como la inferior y esto trae una serie de lesiones que se resumirán a continuación:

Existen las lesiones agudas por traumatismos; bien sea durante el entreno o la competencia:

  • Rodilla
    Se presentan lesiones de ligamentos (lateral, medial, cruzado posterior, cruzado anterior) y de meniscos (medial y lateral).Esto requiere una adecuada evaluación y definir una conducta temprana.

    Si hay poca inestabilidad se plante un tratamiento conservador con reposo, hielo, vendaje elástico y rehabilitación temprana.

    En casos de cronicidad o de lesiones severas lo más indicado es la cirugía artroscópica, lo cual permite recuperar a un jugador en poco tiempo.

    Tobillo

    Esguinces de tobillo son comunes en este deporte. La causa mas común es la caída del salto sobre el pie de otro jugador generando una flexión con inversión forzada del pie. Esto genera ruptura de los ligamentos talo y calcáneo fibular. Se recuerda que se presenta equimosis y edema; se debe examinar al jugador para determinar la estabilidad del tobillo y determinar la conducta a seguir. Se trata en lo posible, a los atletas, evitar la inmovilización con yeso porque la atrofia muscular entorpece su resultado en la actividad física.Se debe solicitar radiografía para descartar luxaciones o fracturas.

    El tratamiento incluye hielo, vendaje compresivo, elevación del miembro, antiinflamatorios en las primeras 24-48 horas. Se incluyen ejercicios fortalecimiento, hidroterapia, bicicleta y natación. Ejercicios que recuperen la propiocepción son muy indicados. La incapacidad no debe superar las 2 semanas.

    En casos de ruptura se debe llevar a cirugía.

  • Dedos (“Dedo de voleibolista”)
    Ocurre una lesión traumática principalmente al momento del bloque en el cuarto y quinto dedo y generalmente la atención durante el evento deportivo es inmovilizar junto al dedo sano para terminar la competencia. La lesión puede ir desde una luxación del la articulación interfalángica hasta una fractura de la epífisis de la misma articulación. Obviamente amerita valoración y en ocasiones hay gran compromiso de los tendones extensores cuando hay cronicidad en el evento.El tratamiento requiere inmovilización y en ocasiones corrección quirúrgica.

    Existen otro tipo de lesiones crónicas o por sobreuso como las tendinopatias, peritendinitis, tendinosis. Dentro de estas cabe destacar:

  • Patela (“Rodilla de saltador”)
    Esta entidad se presenta como una tendinitis del tendón patelar y los síntomas pueden iniciarse al estar haciendo actividades como subir y bajar escaleras.Clasificiación según los síntomas

    • FASE I: Dolor solo al jugar
    • FASE II: Dolor al inicio de la actividad, desaparece al calentar y reaparece al terminar el juego.
    • FASE III: Dolor continuo limitando la actividad de juego
    • FASE IV: Ruptura del tendón.

    Tratamiento

    • FASE I, II, y III (temprana): Hielo antes de la práctica, calor local después de la practica, adecuado calentamiento, estiramiento de cuadriceps y “hamstrings”, fortalecimiento isométrico del cuadriceps, fisioterapia ( Ultrasonido, calor, etc), antiinflamatorios
    • FASE III (avanzada): Como la fase I y II, Prolongado período de reposo, considerar la infiltración de esteroides o la cirugía
    • FASE IV: Cirugía.

     

  • Hombro
    La técnica inadecuada al realizar un remate o un servicio puede generar una patología en esta articulación.

    Una lesión común es la inflamación del manguito rotador con compromiso secundario de la bursa subdeltoidea.

    Esto genera dolor de leve a moderado así mismo como la incapacidad. Se requiere un adecuado control y determinar la causa del dolor. El tratamiento es el convencional: Hielo, AINES, reposo y fortalecimiento.

    Casos específicos requieren una rehabilitación física especial para no perder la potencia en el ataque o el servicio.

    Si hay luxación recidivante es necesario la corrección quirúrgica

    Hay una entidad conocida como el “hombro del voleibolista” consistente en una marcada hipotrofia del músculo infraespinoso por atrapamiento del nervio supraescapular. Se han hecho estudios en el ámbito internacional y la incidencia de este síndrome es del 64% de los atletas examinados. El fortalecimiento es el tratamiento de elección y raramente la cirugía.

Déjame tu comentario y gracias.!!

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s