Fectos del entrenamiento cardiovascular durante el embarazo

Publicado: 22 diciembre, 2017 en Educacion fisica
Gracias a algunas investigaciones prometedoras en las últimas décadas, más y más profesionales del fitness y muchas mujeres cada vez más son conscientes de los beneficios del ejercicio durante el embarazo, desde un menor riesgo de diabetes y preeclampsia, hasta partos más fáciles y bebés más sanos y prósperos.

Será emocionante ver lo que la investigación futura en este campo nos deba decir sobre cómo el ejercicio afecta a las madres y los bebés en todos los niveles. Conocer las implicaciones que tiene la actividad física para el cuerpo de las mujeres en estado de embarazo sirve para aclarar las dudas y tabús existentes entre hacer ejercicio y ser madres.

 Por esto que, te presentamos algunos efectos que tiene el entrenamiento en mujeres embarazadas y, particularmente en su desempeño cardiovascular.
Efecto cardiovascular del ejercicio durante el embarazo

¿Qué le sucede a la frecuencia cardíaca durante el embarazo?

Las mujeres hablan mucho sobre los primeros signos comunes del embarazo. Las náuseas matutinas son las más infames de todas, pero uno de los primeros signos reveladores, incluso antes de las ganas de vomitar, es la falta de aliento inexplicable desempañando una actividad de intensidad relativamente baja. Quizás te sientas sin aliento a mitad de una carrera fácil, o te pongas a sudar después de una rutina de ejercicios relativamente suave.

Eso sucede porque durante el embarazo, el volumen de sangre de una mujer embarazada aumenta hasta en un 40%. Para lidiar con ese aumento, el volumen del corazón también aumenta de 15 a 20%, pero eso lleva algo de tiempo. A medida que avanza el embarazo, probablemente podrás desempeñar el ejercicio de mayor intensidad mucho más fácilmente, ya que el cuerpo se ha ajustado a estos cambios.

Si está acostumbrada a usar un monitor de ritmo cardíaco, probablemente hayas escuchado que no es el mejor indicador durante el embarazo. Eso se debe a que la frecuencia cardíaca en reposo cambia bastante durante el embarazo, debido al aumento del volumen sanguíneo. En este punto, algunos expertos coinciden en que la tasa de esfuerzo percibido es un mejor indicador de cuán difícil está trabajando la futura mamá.

Consecuencias del ejercicio físico cuando se está embarazada

¿Cómo ayuda el ejercicio físico a la mujer embarazada?

Obviamente, estos cambios cardiovasculares van a afectar el ejercicio. Lo que es realmente fascinante es que el ejercicio ayuda a la embarazada a lograr estos cambios y a lidiar con ellos mejor. Hay que tener también en cuenta algunos cambios cardiovasculares que les ocurre a las mujeres en estado de embarazo durante las rutinas de ejercicio:

  • Aumento del volumen sanguíneo general.
  • Disminución de la respuesta del flujo sanguíneo de la piel.
  • Aumento del tamaño de la cámara cardíaca.
  • Aumento del volumen de sangre bombeado en cada latido del corazón.
  • Aumento del suministro de oxígeno a los tejidos.

En resumen, una mujer embarazada, fuerte, en forma y activa es una máquina de bombeo de sangre. El ejercicio mejora la capacidad de la madre para lidiar con los aumentos en el volumen sanguíneo, el flujo sanguíneo de la piel, el tamaño de la cámara cardíaca y el suministro de oxígeno porque también aumenta estos factores.

Estos efectos son válidos para las mujeres que se solían hacer ejercicio antes de su embarazo, así como para aquellas que toman su embarazo como una oportunidad para volverse más activas.

Consecuencias de hacer ejercicio en mujeres embarazadas

¿Cómo afecta el ejercicio físico al futuro bebé?

La mamá no es la única preocupación que tenemos aquí: el bebé también hace ejercicio. ¿Qué efecto, si tiene alguno, tiene esto en el bebé en desarrollo? ¿Impulsará el crecimiento del bebé al privarla de oxígeno?

Una revisión de 2003 de la literatura médica concluye que algunos estudios prospectivos controlados han demostrado que el ejercicio prenatal moderado durante el segundo y tercer trimestre es útil para mejorar la aptitud aeróbica y la reserva fisiológica materno-fetal sin afectar el crecimiento fetal”.

A la luz de las evidencias, la frecuencia cardíaca de una madre activa podría alinear al bebé para una frecuencia cardíaca más baja y una mayor variabilidad de la frecuencia cardíaca. Un estudio de 2009 sobre los efectos del ejercicio aeróbico durante el embarazo encontró que “a las 36 semanas de gestación, durante el estado fetal activo, la frecuencia cardíaca fetal fue significativamente menor en el grupo de ejercicio (p = <0,0006).

Leer más: https://www.entrenamiento.com/salud/efectos-entrenamiento-cardiovascular-durante-embarazo/#ixzz5217X3Ht0

Anuncios

Déjame tu comentario y gracias.!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s